Consejos y tutoriales

Cómo pintar aglomerado

Cómo pintar aglomerado/ como pintar un mueble de aglomerado

Los muebles de aglomerado son bastante populares en la mayor parte de industria inmobiliaria por su fácil fabricación, su gran versatilidad y, por supuesto, su precio único y económico respecto a otros materiales. Es un material que, realmente no tiene una gran calidad, ya que está hecho a base de comprimir y de endurecer virutas de madera para después cubrirlas de una capa de melanina que le de dará esos toques tan característicos del aglomerado que son la dureza y la durabilidad de lo muebles (además del brillo de los mismos).

Lo cierto es que los muebles de aglomerado tienen muy poca adherencia a la pintura y es por ello que es indispensable recurrir a técnicas clave para trabajar con este material tan especial y no a las generalidades con las que trabajamos con la mayoría de los materiales. De usar estas últimas, lo más probable es que la pintura se desprenda con rapidez; como ya hemos dicho, es un material con una superficie bastante difícil de pintar.

¿Cómo deberíamos entonces darles un nuevo toque a nuestros viejos muebles de aglomerado? Fácil. A continuación, en este artículo aprenderás cómo dejar un resultado perfecto para tu inmobiliaria de aglomerado con su nuevo revestimiento de color. 

Antes de continuar y en cualquier tipo de circunstancia, siempre recomendamos que cuando vayas a trabajar con materiales tóxicos tales como pinturas, lejías, esmaltes, etcétera, lo hagas siempre en espacios abiertos y con protección: guantes, gafas, mascarilla y ropa adecuada. Trabajar en espacios reducidos y sin ventilación puede provocar estrés, mareos y accidentes por imprudencia. Además, trabajando en espacios abiertos, tales como un jardín o un amplio garaje, evitas el tener que cubrir el entorno para no manchar las zonas que no quieres que se ensucien.

Para empezar, un material indispensable para este trabajo será tener papel de lija o algo similar a mano. Vamos a lijar la superficie del mueble al completo para que de esta forma los poros de la superficie se puedan ir abriendo y, así, haremos que la adherencia de la pintura al mueble sea mayor. A continuación, el siguiente paso será limpiar los restos de polvo que produce la lija; podemos utilizar un desengrasante de plásticos para dejar un resultado aún mejor ya que puede que haya manchas de grasa que impidan la correcta absorción de la pintura. 

En el caso de que el mueble actual tuviera un acabado brilloso, recomendamos que utilices una primera capa de imprimación para materiales tales como la melamina. Normalmente, este producto suele tener un tono blanquecino que tendrá tanto la función de imprimación como la de ser una base de pintura blanca. ¡Dos funciones en un mismo producto! Genial, ¿verdad? 

A partir de la aplicación de esta primera imprimación, será necesario dejar transcurrir aproximadamente dos horas para que la capa seque correctamente. En el momento que creas que está completamente seca, es cuando debes empezar a pintar con el color que más te guste para tus muebles. En cuanto al tipo de pintura que debes utilizar, nosotros te sugerimos que uses la pintura en esmalte, ya que además de proteger y embellecer el material, invisibiliza parcialmente la veta de la madera; es decir, que el color que hubieras escogido taparía “las imperfecciones” del aglomerado de forma uniforme. Además de que puedes escoger entre un resultado brilloso o mate.

¡Y ya lo has visto, eso sería todo! Como ves no es muy difícil realizar este tipo de técnicas que, muchas veces, no nos atrevemos a hacer por creer no tener los conocimientos y habilidades suficientes, pero como ves, ¡todo es atreverse! Esperamos que tus resultados fuesen los deseados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *