Consejos y tutoriales

Cómo pintar con pistola

Cómo pintar con pistola |1 imagen en Potsdeco.com

Consejos para pintar con pistola/ Pintura con pistola/ cómo pintar con pistola

¿Quién no ha pensado alguna vez en volver a pintar las paredes de su casa? Si aún no te has embarcado a realizar este proyecto, pero tienes la idea de hacerlo, te recomendamos que en lugar de empezar a utilizar las técnicas chapadas a la antigua usando rodillos, cubos y demás aparatosos artilugios, uses una pistola de pintura. 

Una pistola de pintura es una máquina que, por medio de cierta presión, pulveriza la pintura (o incluso barnices) y la distribuye por toda la superficie donde se quiere pulverizar.  Por lo general, no suele ocupar demasiado espacio, tiene un peso aproximado de 1,2kg y, en consecuencia, es muy sencillo encontrar un espacio donde guardarla. Lo cierto que pintar con este aparato no es demasiado complicado, pero requiere de cierta técnica que se debe conocer antes de empezar a utilizar para evitar tener problemas innecesarios. Es por ello que en este artículo comentaremos qué es lo que tendremos que hacer para lograr un gran resultado de forma fácil y segura. 

Otra ventaja de las pistolas de pintura es que no necesitarás muchos materiales para conseguir un buen resultado. Bastaría con la misma pistola, la pintura del color que más nos guste y otros objetos para proteger la zona (plásticos, periódicos, mantas viejas…). Por supuesto, recomendamos que, cuando vayas a ponerte manos a la obra, adecues tu vestimenta: opta por ropa que te resulte cómoda y, sobremanera, que no te importe ensuciar para siempre.

En cuanto al tipo de pintura necesaria, te recomendamos que acudas a tu tienda de bricolaje de confianza y comentes a alguno de los trabajadores tu situación y qué resultado deseas. Ellos podrán aconsejarte qué pintura será la más adecuada en tu caso.

¡Genial! Ya tenemos la pintura, pero antes que nada, procura mantener el entorno bien protegido para que no manchemos por un despiste tonto o una equivocación las zonas que no queremos pintar. Cubre con plásticos y periódicos esas zonas que no queremos pintar y pega unas tiras de cinta de pintor para que se mantengan de esa forma y no nos incomoden el trabajo. En el caso de tomas eléctricas, enchufes y demás superficies, deberías cubrirlas por completo con la cinta de pintor. El suelo es el principal foco de goteos inesperados, ¡cúbrelo también!

Es el momento de preparar la pintura. Normalmente tendrás que reducir la pintura echando un poco de agua. De esta manera, se reduce la densidad de la pintura y, así, tendrá una mayor efectividad. En cualquier caso, asegúrate de tener que hacerlo midiendo la densidad de la pintura con la copa de viscosidad y, como hemos mencionado, si es necesario diluye la pintura con un poco de agua.  

Ahora, en el caso de que tu pistola tenga más de un depósito, escoge el que mejor se adapte al tamaño de la superficie que vayas a pintar.

Llega el turno de preparar la pistola: elegiremos la boquilla que mejor nos venga para el tipo de pintura. La colocaremos en la base de la pistola y, en la parte inferior de la base colocaremos el tubo de aspiración, que tendrás que enroscar para que se cierre correctamente. Termina de encajar las piezas y enchúfala.

El truco para hacer un buen trabajo es ensayar previamente sobre una superficie que sea desechable: cartones, periódicos u objetos del estilo que no sean relevantes para tu proyecto. Haciendo esto, podrás después conocer las distintas destrezas de la presión de la pistola (qué distancia debes tomar, qué rapidez seguir con los trazos…).  

Solo queda dar la primera pulverización y atreverse a pintar. Te sugerimos limpiar la pistola justo al terminar tu trabajo para evitar que se estropee y no pueda tener un nuevo uso. 

¡A pintar!

One thought on “Cómo pintar con pistola

  1. Jossefa dice:

    Muy buen post. Gracias por compartirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *