Consejos y tutoriales

Cómo pintar un mueble de madera

Si te has cansado o nunca te gustaron todos esos muebles heredados de familiares o los muebles que venían con la casa, no hace falta que te deshagas de ellos: siempre puedes hacerles un lavado de cara para que parezcan nuevos y se adapten al resto de la decoración de tu hogar. Dile adiós a ese tocador viejo, ese zapatero de madera oscura y agrietada, al mueble del recibidor triste y apagado e incluso a la antigua cómoda heredada del cuarto de tu bebé. Transfórmalos según tus necesidades, adaptándolo a cada rincón entre las cuatro paredes que forman nuestros hogares.

Aunque a priori pueda parecer un proceso largo y tedioso, ¡nada más lejos de la realidad! Cualquiera puede darle una vida nueva a nuestros muebles, consiguiendo resultados realmente asombrosos.

Aquí podrás encontrar una lista con los diez materiales básicos que necesitaríamos para pintar y restaurar nuestros muebles:

  1. Un mono de pintor o ropa que podamos manchar sin problemas.
  2. Se recomienda siempre el uso de guantes, pero es opcional.
  3. Destornilladores.
  4. Papel de lija, esponja de lija, o lijadora eléctrica.
  5. Brocha.
  6. Rodillo.
  7. Bandeja de pintor para eliminar residuos.
  8. Cinta de carrocero y plásticos o papel de periódico para evitar manchas.
  9. Imprimación, Según el tipo de material de la superficie.
  10. Pintura, esmalte, barniz, o lacado, en función de nuestros gustos.

Renovar los muebles de madera

Con todos estos materiales en casa, sería mucho más fácil proceder a cualquier cambio. A continuación, explicaremos algunos factores a tener en cuenta antes de comenzar con la tares. Además, esperamos que también puedan ayudar a modo de inspiración.

Factor de necesidades personales y gustos

En ocasiones tan solo con eliminar los restos antiguos de barniz con una lija, volver a barnizarlos, quizás con otra tonalidad de producto, y encerarlos, ya cambia asombrosamente la apariencia de nuestros antiguos muebles de madera, siendo una opción ideal para los tipos de decoración más clásica, elegante o incluso rústica. Si esta opción que hace deslumbrar la madera n se adapta a tu estilo personal y lo que te gustaría es realizar un cambio radical al aspecto del mueble, verás lo sencillo que resulta con muy pocos materiales. 

Factor de localización

Existen numerosas imágenes en internet mostrando los diferentes acabados que podemos tratar de lograr en nuestros muebles antiguos, consiguiendo un estilo más vintage, más clásico, más sobrio o más luminoso. Todo ello, debemos pensarlo tras decidir en qué lugar irá el mueble, su función y si tendrá un mayor o un menor uso para determinar de esta manera su desgaste y poder adaptar los materiales que utilizaremos.

Tendencias de color

Sin lugar a duda el color estrella de las últimas temporadas es el blanco en todas sus variantes, una moda que parece que ha venido para quedarse, ya que destaca su versatilidad, la apariencia de luminosidad y limpieza que aporta. Puedes decantarte más por un blanco que tiende a gris clarito, por los tonos cremas y con subtonos beige o incluso el blanco con subtonos de colores más alegres como el azul, el rosado o el amarillo, consiguiendo los efectos previamente mencionados, pero sin renunciar drásticamente al color. Esta opción es ideal para las habitaciones de bebés y niños ya que dan ese toque dulce e infantil a la par de serenidad, limpieza y amplitud.

La versatilidad del blanco nos garantiza que el mueble nos dure durante más años, ya que, si te cansas del “todo blanco”, siempre puedes añadir elementos decorativos siguiendo otra gama de colores y tonos, como combinarlo con dorado, plateado, diferentes tonalidades de azules, verdes botella, amarillo mostaza… etc. Bastará con decoración superficial más asequible como comprar mantas, cojines, marcos o tiradores y manillas de los muebles para conseguir un efecto visual nuevo cada vez que nos cansemos de un color. Es esta facilidad al cambio la que hace que el blanco sea el color por excelencia en todas las revistas y páginas web de decoración de interiores.

Efectos y acabados

Lijar y redondear los cantos de los muebles y pintar a brochazos cortos para conseguir un efecto “antiguo” o vintage con un todo blanco envejecido, está a la orden del día. Los resultados son increíbles, especialmente para aquellas personas que están ya cansadas de la moda del blanco lacado inmaculado. Si es cierto que consigue un efecto visual más acogedor, por ello este tipo de acabados los recomendamos en dormitorios, ya que, por ejemplo, en una cocina, es más práctico lacar o esmaltar los muebles para que sean más fáciles de limpiar.

Si eres una persona a quien le gusta representar su alegría en la decoración del hogar, atrévete a mezclar colores, ¡sin miedo! Existen multitud de pinturas y acabados, ceras, barnices y lacados para que te olvides de una aburrida puerta de madera. Una tendencia que nos encanta, es poner de diferente color el marco y la puerta, o los cajones del armario. Aporta un toque desenfadado y juvenil allá donde aparece.

Cuidados y consideraciones de la madera

La madera es uno de los materiales que más sufre cambios, daños y alteraciones. Por ello debemos prestar especial cuidado con esta superficie. Antes de pintar un mueble de madera, se recomienda siempre desmontarlo por completo, guardando adecuadamente cada pieza para su montaje posterior. Tras ello, se debe lijar y rellenar con masilla especial de madera todos aquellos golpes y grietas ocasionados con el tiempo si los hubiera. Una vez estos productos estén secos, se procedería a volver a lijar, puliendo desperfectos y dejando la madera lista y perfecta para pintar, ya sea con pintura, barniz, esmalte, o lo vayamos a encerar. Es muy importante que se limpie el polvo resultante del proceso de la lija ya sea con una aspiradora o un paño seco -o en su defecto, húmedo- para garantizar que el área d trabajo está limpio, seco y sin restos de polvo y suciedad. Según sea el caso, se necesitará un producto desengrasante para limpiar la pieza. 

Además, debemos aplicar una mano de imprimación previa a la aplicación de pintura o esmalte, ya que de esta manera se garantiza un acabado uniforme, resistente y duradero.

Con todos estos consejos e inspiración en mente, podrás cambiar el aspecto de cualquier mueble de tu hogar, con un presupuesto reducido, ya que, incluso utilizando los materiales de mayor calidad, es raro que esta tarea supere los 100 euros, rondando la restauración de una pieza estándar entre los 35-60 euros. Este gasto es ínfimo teniendo en cuenta lo que supondría comprar muebles nuevos, además de que le devolvemos la vida a otros viejos.

Así que no te lo pienses más, ponte el buzo de pintor y ¡lánzate! Una nueva decoración es posible por un módico precio si lo haces por ti mismo/a.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *